¿Cómo Limpiar la Tapicería del Coche Correctamente?

Los secretos para conseguir que la tapicería de un coche de segunda mano parezca nueva de forma fácil y rápida.

A todos los conductores, sin excepción, les gusta que el interior de su automóvil permanezca limpio y libre de malos olores.

Están los que convierten la limpieza en una obsesión y también aquellos para quienes es simplemente una preferencia.

En cualquier caso, uno de los elementos del vehículo que presenta mayor dificultad se encuentra a la hora de limpiar la tapicería, ya que aquí a menudo no se trata sólo de pasar un trapo húmedo.

Manchas: Cómo limpiarlas

Todo el habitáculo del automóvil está expuesto a la posibilidad de recibir manchas y suciedad, en especial los asientos.

Algunas de estas manchas son clásicas y usuales y otras más raras e inesperadas, pero a todas hay que tratar de limpiarlas.

Entre las más frecuentes se deben considerar las manchas de comidas, barro, líquidos como gaseosas o café, grasas o aceites, tanto comestibles como minerales en las temidas visitas al taller mecánico, maquillaje.

Otras más excepcionales pero no improbables son las manchas de sangre, vino, pintura, tinta, golosinas en el caso de niños transportados, vómitos también en este último caso, cenizas o quemaduras,

¿Cómo actuar?

Aunque no hay una solución genérica ni recetas mágicas para limpiar la tapicería, pueden formularse algunos consejos útiles:

1) Es muy importante, en general, actuar con rapidez.

Si la mancha la ocasiona un sólido, tratar de remover la mayor cantidad posible. Para esto se puede utilizar una espátula de madera, descartable, que se lleva en el coche. Con esta acción se logra paliar el problema hasta poder remover el resto con algún producto específico.

2) Por el contrario, si el causante es un líquido es conveniente absorber la mayor cantidad posible rápidamente, por ejemplo con toallitas de papel que deben formar parte del kit de limpieza junto con las espátulas de madera.

3) En todos los casos se debe completar la limpieza de la tapicería apenas exista la oportunidad, usando productos típicos como jabón, detergente o glicerina diluida, según la naturaleza de la suciedad o productos específicos como carpet cleaner o similares.

4) Recurrir a la ayuda profesional. Cuando se trata de limpiar la tapicería de un coche nuevo o cuando su dueño desea lograr una solución efectiva, es conveniente acudir a un local especializado donde van a lidiar con la mancha ocasional y además realizarán una limpieza completa, aspirando el polvo y dejando el interior del automóvil aseado y perfumado.

5) Cuando la impureza se deposite sobre el tablero o la pantalla del instrumental, sólo puede utilizarse un papel embebido en alcohol, ya que otros productos de limpieza podrían dañar o rayar el material.

Limpieza periódica

No solamente es necesario limpiar la tapicería en la eventualidad de un accidente que ocasiona una mancha o impureza sobre el tapizado. 

Por el contrario, es recomendable establecer una rutina de limpieza periódica para mantenerlo en óptimas condiciones, aspirando el polvo y las pequeñas partículas que pudieran depositarse sobre los asientos y limpiando todo con una esponja húmeda.

Existen productos renovadores en base al empleo de siliconas que pueden utilizarse tanto en el caso de tapizados de cuero como de material sintético y protegen, renuevan y devuelven el brillo y la textura.

Un caso particular en la limpieza de la tapicería se presenta cuando ésta es desmontable, lo que sucede principalmente cuando se emplean algunos materiales a base de fibras de poliéster y poliuretano.

Esta facilidad puede aprovecharse para una limpieza a fondo, ya sea semestral o anual, llevando las fundas a la lavadora con agua fría y detergente neutro para obtener un lavado integral. Se dejan secar al aire natural y se vuelven a colocar como si fueran nuevas.

Aún en esta última instancia de fundas desmontables y lavables, es necesario tratar aparte las manchas puntuales y recién después proceder al lavado completo.

Lo ideal para cada mancha

Para garantizar el éxito en este proceso de limpiar la tapicería es interesante conocer las diferencias en la solubilidad de las distintas manchas según su origen.

Materiales solubles en agua:

  • Mermeladas, zumo de frutas, gelatinas: pueden diluirse con agua templada.
  • Huevo, sangre, orina: se diluyen con agua fría.
  • Cerveza, vino, licores, té, gaseosas: usar agua templada y si persiste mancha oscura puede utilizarse limón diluido.
  • Helado, cacao, lápiz, chocolate, mostaza: usar agua templada.
  • Café, salsa de tomate, vinagre, gel: usar agua templada y limón.

Materiales no solubles en agua:

  • Perfumes, maquillaje, rímel, aceite, betún, tinta: remover con alcohol etílico y luego enjuagar con agua.
  • Chicle: a veces funciona enfriarlo con hielo dentro de una bolsa de plástico, removerlo cuando se endurece y luego completar la limpieza con alcohol etílico.
  • Cera: es un caso similar al anterior. Si la mancha se produce con cera derretida es conveniente enfriarla con hielo y luego completar la limpieza usando alcohol etílico. Si la macha se produjo con cera sólida, retirar lo más posible con la espátula de madera y luego remover con alcohol etílico.

Espero que con estos consejos puedas mantener tu tapicería siempre nueva.


coche-segunda-mano

Cómo saber si han manipulado el cuenta kilómetros

subasta de coches

Cómo conseguir coches subastados en ADESA